Un equipo de investigadores de la Universidad de Sheffield alerta de que las sesiones con un terapeuta puede agravar los síntomas en algunos casos. Cada año, millones de personas que padecen depresión buscan ayuda en la consulta de un psicólogo. ¿Cuál es el resultado de estos tratamientos? Los pacientes ¿mejoran, o no? 
Un equipo de investigadores de la Universidad de Sheffield, liderados por la catedrática Glenys Parry, ha llegado a la conclusión de que, aunque en la mayoría de casos la terapia tiene consecuencias positivas en los pacientes más vulnerables hablar con un terapeuta puede acabar para agravar los síntomas de la depresión.

Parry no ha hecho todavía públicos todos los detalles de su estudio, aún en fase de recopilación de datos, pero las conclusiones preliminares son ciertamente interesantes. Lo son porque hasta ahora nadie había estudiado con detenimiento el presunto efecto negativo que pueda tener una terapia. Sencillamente, se suponía que un tratamiento psicológico podía no tener efectos positivos en el paciente, pero en ningún caso resultaría perjudicial. El trabajo de los especialistas de Sheffield va más allá de estos planteamientos y llega a la conclusión de que en un mínimo de casos, los enfermos pueden empeorar justamente como consecuencia de la terapia.

En las sesiones con un terapeuta éste intenta conocer mejor cómo se siente el paciente. Este debe hablar, explicar. Este acto ayuda la mayoría de enfermos de depresión, pero no todos. Los más vulnerables, dice Parry, pueden terminar la terapia más deprimidos que cuando empezaron. La catedrática alerta contra las consecuencias negativas que puede tener seguir un tratamiento psicológico inadecuado. "Las sesiones en las que un paciente habla con el terapeuta son efectivos pero debemos estudiar con detenimiento las circunstancias que provocan que en algunos casos acaben mal".

El mensaje final del estudio es que, aunque hablar con un psicólogo es una forma eficiente de afrontar una depresión, seguir una terapia basada en sesiones de hablar no es aconsejable en todos los casos. Este tipo de terapia puede ayudar a muchos, pero no todos.

Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios