....TENDRÁN PENES PEQUEÑOS

Una organización de cuidado a los animales pidió que las mujeres embarazadas se mantengan lejos de los pollos "por el bien de los órganos sexuales de sus hijos (nonatos)".
La organización PETA ya no sólo se preocupa por el tratamiento ético y el bienestar de los animales, ahora también ponen atención a no afectar el crecimiento del pene de los bebés que están por nacer.

Con la doble intención de salvar a las aves de corral y a los penes de los niños por nacer, PETA envió una carta dirigida a los organizadores del Festival Nacional de Alitas Buffalo. En la misiva, pidieron que se mantuviera alejadas a las mujeres embarazadas de las alitas de pollo "por el bien de los órganos sexuales de sus hijos (nonatos)".

Esto podría parecer una broma, pero según especialistas, las alitas de pollo buffalo contienen un químico llamado ftalato, que en altas concentraciones, obstaculiza de diferentes formas el desarrollo reproductivo de los varones. 
Sin embargo el ftalato se encuentran en muchos otros productos, como tratamientos de belleza y alimentos preparados. De hecho las aves de corral no son las que más lo contienen.

"Creo que cualquier vínculo entre el consumo de alitas buffalo, incluso en mujeres embarazadas, y el tamaño de los genitales de sus bebés es muy sutil", aseguró Shanna H. Swan, del Icahn School of Medicine.

Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios