Un estudio realizado por reconocidos médicos de Manchester y Liverpool, destacó que los músicos que integran un grupo viven más que quienes hacen una carrera solista. La investigación, llamada "Dying to be famous" (Muriendo por ser Famoso), tomó el análisis epidemiológico a 1.489 artistas que hicieron carrera entre 1956 y 2006 en Europa y Estados Unidos. La edad promedia de muerte es de 45,2 años para los americanos y 39,7 para los europeos. De esta forma, pierde valor el famoso Club de los 27, que señalaba que esa era la edad en la que morían los músicos. También, el presente estudio destacó que las causas más recurrentes de muertes en los músicos son la atracción de los ricos por el hedonismo, el excesivo gusto por vivir el momento que caracteriza a la industria musical y las conductas de riesgo como abuso de drogas. Además, "Dying to be famous" señaló que el ser parte de un grupo desaceleraría los efectos nocivos de ser una estrella de la música.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios