SUE - LA HORMONA DEL AMOR PUEDE SER TAMBIÉN UN ARMA DE GUERRA

- 10.3.13
advertise here

La oxitocina es fundamental en la conducta maternal y paternal. Algunos estudios le han encontrado un uso bélico, para potenciar los vínculos entre soldados. La llamada hormona del amor, que juega un importante papel en la maternidad, se libera durante el parto y la lactancia y facilita el vínculo de amor y de confianza entre la madre y el bebé. Según algunos estudios, por contrapuesto que parezca, sucede lo mismo en una guerra con el vínculo y la confianza entre los soldados de un mismo bando. En una situación tan extrema, el cerebro de los soldados libera más oxitocina, de modo que la confianza y el vínculo con los compañeros son más fuertes. Además, también potencia la agresividad ante los enemigos, como una madre, que defendería encarnizadamente su bebé ante cualquier amenaza. Así lo indica un estudio de la Universidad de Amsterdam publicado en Science, del que se desprende que si aumentasen de forma artificial los niveles de esta hormona se podría potenciar el rendimiento de un ejército.
Advertisement advertise here