Ir de compras puede mejorar la salud de la gente de edad avanzada. Así lo asegura un estudio realizado por un grupo de investigadores taiwaneses encabezados por el doctor Yu-Hung Chang y publicado en la versión electrónica de The Journal of Epidemiology and Community Health.

Los expertos hicieron un seguimiento de casi 1.850 personas de más de 65 años de edad que vivían en sus domicilios particulares y a las que se preguntó respecto a la frecuencia con que salían de compras. Para establecer la duración de su vida los científicos indagaron en la base de datos nacionales referentes a los fallecimientos registrados entre 1999 y 2008.

De este modo pudieron comprobar que las personas mayores que iban de compras cada día fallecían con un 25% menos frecuencia que los que no lo hacían regularmente. La probabilidad de morir de los hombres se reducía en un 28% y la de las mujeres, en un 23%.

Las compras frecuentes no solamente traen felicidad y buen humor, sino que también suponen la realización de ejercicio físico, la capacidad de adquirir comida fresca y el contacto con otra gente, factores que prolongan la vida. A diferencia de practicar deporte, ir de compras es fácil de realizar, no exige estímulos adicionales y mantiene la actividad mental. Aunque los investigadores admiten que el mismo hecho de que la gente mayor salga de compras indica que ya está bastante bien de salud.

Es por ello que las compras regulares pueden tener una función positiva y no sólo ser un modo de gastar dinero. RT.COM



Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios