Cuando al científico le hicieron ver que el resultado era una obviedad, comentó sin más: "Siempre es bueno demostrar científicamente lo que la gente da por descontado".

La revista "The Week" publicó una lista con algunos de los estudios más inútiles del pasado año.
Ya el título del primero de esos estudios resulta chocante: "Las consecuencias de la atracción femenina y el erotisno: test realista con camareras de restaurante" llevado a cabo por Michael Lynn, profesor de la Cornell University. Y si el título es impactante, las conclusiones lo son aún más: después de muchas horas gastadas en restaurantes, este experto en alimentación ha concluido que la cuantía de la propina es directamente proporcional al tamaño de los pechos de la camarera. Cuando al científico le hicieron ver que el resultado era una obviedad, comentó sin más: "Siempre es bueno demostrar científicamente lo que la gente da por descontado".
Las mujeres bien dotadas son también las protagonistas de otro estudio, trabajo del psicólogo Gad Saad y publicado en la revista on line Psicology Today. Concluye Saad que los automovilistas recogen más en la carretera a las jóvenes con grandes pechos.
El pasado abril, científicos de la London's City University han sentido la necesidad de demostrar una evidencia que sabemos todos desde la más tierna infancia. Según el estudio, a los niños les encantan los coches y la niñas prefieren jugar con muñecas. Estas eran las declaraciones de Sara Amalie O'Toole Thommessen, a quien se le ocurrió el estudio: "Nos hemos quedado muy sosprendidos al comprobar que los niños tienen distintas preferencias que las niñas ya desde la más tierna infancia". Creemos que a esta estudiosa quizá le convendría salir de vez en cuando al mundo real.
La investigadora Noola Griffiths ha publicado en la revista Psicology of Music su estudio sobre la relación entre los músicos y los trajes de escena. El resultado ha sido que, en su docta opinión, los trajes que llevan los cantantes influyen en la percepción que el espectador tiene del espectáculo. No sabemos si Lady Gaga ha leído el estudio o lo suyo es fruto de la sabiduría popular.
La Agencia mundial contra el dopaje encargó que convirtiesen la obviedad en estudio. Después de comprobar que 96 atletas se había puesto hormonas para obtener mejores resultados, quiso saber más. El estudio que encargó confirma que las hormonas del crecimiento mejoran los resultados de los atletas. Ahora que lo tienen confirmado se sienten mucho más tranquilos.
El último es el más obvio de todos. Publicado en el Journal of Social and Clinical Psycology, con el título "Fin de semana, trabajo y benestar" confirma que las personas son más felices y se sienten mejor entre la tarde del viernes y la mediodía del domingo, en consecuencia, cuando se encuentran lejos del trabajo, y, siguiendo con las ovbiedades, odian los lunes. Evidentemente el estudio fue realizado con personas que no realizaban turnos de fin de semana. - El Universal México.DF/ GDA


Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios