Un nuevo estudio de la Universidad de Yale ha confirmado algo que sospechaban, incluso puede que lo hubieran leído en algún sitio, los adictos a la lectura: leer libros mejora la esperanza y la calidad de vida. En esta investigación publicada en «Social Science and Medicine» se descubrió que existía una relación directa entre las personas con mayor longevidad y aquellas con hábitos de lectura más sólidos.

Tras preguntar a más de 3.500 participantes de más de 50 años sobre sus hábitos de lectura, los datos permitieron dividir a estos lectores en varios grupos: los que no leían nada, los que leían menos de tres horas y media a la semana, y las que que lo hacían más de 3 horas y media. Los resultados de la investigación, que se alargó durante 12 años, demostraron que los dos grupos que leían superaban en dos años más de vida al grupo que no leía nada.

El factor de lectura fue determinante más allá del sexo, el poder adquisitivo, formación académica o el estado de salud. Aun manteniendo un ritmo de vida sedentario, el estudio demuestra que se pueden conseguir mejor calidad de vida con los libros. No obstante, el dato más importante de la investigación, por encima de la calidad de vida, es que los lectores comparados con aquellos que no leen tienen una ventaja de supervivencia de dos años.

Según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) publicado el pasado septiembre, uno de cada tres españoles (el 36,1% de la población) no lee libros nunca (el 18,3%) o casi nunca (el 17,8%), mientras que un 28,6% asegura que disfruta de este hábito casi a diario. El 14,6% lo hace «una o dos veces por semana», el 12,8% «alguna vez al mes» y el 7,8% «alguna vez al trimestre».

El sondeo refleja que para la mayoría (casi el 70%), en España se lee poco, aunque están igualados los que consideran que los hábitos de lectura se han mantenido, han bajado o han aumentado en los últimos diez años.


Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios