Una investigación de la Universidad de Sídney, Australia, ha demostrado que los perros pueden tener un carácter claramente optimista o pesimista, informa 'The Washington Post'. 

Para comprobar esta teoría los perros fueron entrenados para que tocaran un objetivo después de escuchar uno de dos tonos para recibir una bebida. Un tono significaba que recibirían leche como recompensa, mientras que el otro indicaba que obtendrían agua. Una vez que habían aprendido lo que significaban esos tonos, les daban a escuchar dos nuevos tonos.

De acuerdo con los investigadores, si un perro seguía dándole felizmente al blanco tras escuchar el sonido es probablemente porque tenía la esperanza de que después recibiría una recompensa. Los perros pesimistas, en cambio, dejaban de repetir la tarea si después de ninguno de los tonos se les proporcionaba leche.  RT.COM
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios