Un hombre murió por un infarto en Argentina mientras mantenía relaciones sexuales con su amante en un hotel, y es que en casi un 80 por ciento de los casos de muertes durante el acto, los fallecidos estaban siéndoles infieles a sus parejas. Es lo que ha ocurrido en la provincia argentina de Tucumán, según podemos leer en las webs de La Gaceta de Tucumán o de Cadena 3. Un hombre de 57 años murió mientras mantenía relaciones sexuales con su amante de 36 años. Ambos tenían sus parejas estables y tenían hijos por lo que el suceso ha sido la 'comidilla' del pequeño municipio donde ocurrieron los hechos, llamado Juan Bautista Alberdi. 
Ambos eran de allí y se fueron a un hotel a consumar su adulterio. Pero no pudieron llegar al final. Él, que tenía problemas cardíacos (un doble bypass), murió 'en acto de servicio'. Los trabajadores del hotel, alertados por su amante, le encontraron desnudo y ya muerto. La mujer fue llevada a comisaría para ser interrogada donde llegó su marido que, según las fuentes, estaba ofuscadísimo (no es para menos). Imaginamos también la reacción de su mujer cuando se enteró que su marido había muerto y la engañaba. Y es que ser adúltero incrementa el riesgo de sufrir un infarto. 
Vamos con los datos... Según Javier Andrés Novales, coordinador de los servicios de Cardiología de los Hospitales San Eloy (Barakaldo) y San Juan de Dios (Santurtzi), en un estudio sobre 5.559 casos de muerte repentina por causas no traumáticas, sólo 34 de ellos se produjeron durante el coito (tenían problemas cardiológicos). Es un porcentaje bajo pero ahí está. Y ojito con el siguiente dato porque sí que es demoledor: en 27 de esas 34 relaciones (un 79,41%), la persona fallecida estaba realizando el acto sexual con una pareja distinta de la habitual. Indudablemente, factores 'externos' influyeron de forma significativa en el desenlace (nerviosismo, mayor excitación, sentimientos de culpa, necesidad de quedar bien, etc.), según el propio Novales. - QUE.ES
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios