Seguir un horario fijo a la hora de comer podría ser un método más efectivo para no aumentar de peso y estar en forma, que una dieta baja en calorías, señala un estudio de la Universidad Hebrea de Jerusalén (Israel). Los científicos llevaron a cabo un experimento dividiendo a unos ratones en cuatro grupos. El primero fue alimentado en un horario fijo con productos de alto contenido en grasa y el segundo recibió los mismos productos, pero podían comer cuando quisieran. Los otros dos grupos comían productos con bajo contenido de grasa, uno a un horario fijo y el otro a cualquier hora. Todos animales aumentaron de peso. El grupo donde los ratones tenían una dieta con alto contenido de grasa y se alimentaban sin ningún horario engordó más que los demás, mientras que los animales que tenían una alimentación con bajo contenido de grasa a un horario fijo resultaron ser los más ´delgados´. Los científicos indican que los ratones con una dieta de alto contenido en grasa, pero que recibieron la comida en un horario fijo mostraron estar en una mejor condición de salud que los que comían productos bajos en grasa sin horario fijo. Además su metabolismo cambió de tal manera que ellos lograron ´quemar´ la grasa consumida entre los intervalos de la alimentación y no la acumularon en sus cuerpos. Los investigadores llegaron a la conclusión que comer de acuerdo con un horario fijo es más efectivo para evitar la obesidad que la cantidad de grasa en la dieta y podría mejorar el metabolismo de una persona. El estudio fue publicado en la revista ´Journal of the Federation of American Societies for Experimental Biology´.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

1 comentarios