Científicos franceses han descubierto por qué los hombres tienden a quedarse dormidos tras practicar sexo: el córtex cerebral, responsable del pensamiento consciente, entra en reposo al llegar al orgasmo; a continuación, el córtex cingulado y la amígdala cerebral mandan serotonina y opioides al resto del cerebro para ponerlo a dormir y anular todo deseo sexual.
Los investigadores han llegado a estas conclusiones escaneando la actividad cerebral de hombres durante y después de practicar sexo, según recoge The Telegraph.
Serge Stoléru, uno de los autores del trabajo de investigación, ha asegurado a The Sunday Times que "en las mujeres parece que no sucede lo mismo, no tienen un periodo de reposo tan largo y pueden pedir más cuando sus parejas lo único que quieren es descansar".
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios