SUE - LOS MACHOS DE MOSCA QUE NO LIGAN, SE EMBORRACHAN

- 16.3.12
advertise here
Un estudio que publica la revista 'Science' demuestra que cuanto menos éxito sexual tienen las moscas más atracción sienten por el alcohol. "Sabíamos que el ambiente y los factores sociales afectan el consumo de drogas en humanos, lo que queríamos saber es si podíamos reproducir este fenómeno en la 'Drosophila melanogaster' (la mosca de laboratorio)", explica Ulrike Hberlein, uno de los investigadores de la Universidad de California que ha participado en el experimento.
En el estudio, los científicos dividieron las moscas en dos grupos. Los machos de uno de los grupos estuvieron durante cuatro días rodeados de hembras dispuestas a mantener relaciones sexuales. Los machos del segundo grupo convivieron los mismos días con hembras que no querían saber nada de ellos. Después, los científicos les dieron a elegir entre dos alimentos, un remojado con etanol (alcohol) y el otro no. El grupo de machos que no había atado se lanzó al alimento impregnado con el alcohol.

El objetivo del estudio ha sido comprender mejor la activación de los circuitos neuronales involucrados en el placer y la recompensa, y su relación con las adicciones. Los científicos han podido ver que las moscas que mantenían relaciones sexuales tenían unos niveles más elevados del neurotransmisor F (NPF), mientras que las que no copulaban y tomaban más alcohol tenían niveles más bajos. Este neurotransmisor es una pieza clave en la sensación de placer y recompensa, según los científicos. En una segunda parte del estudio pudieron modular el consumo de alcohol en los machos que no ataron manipulando de forma artificial los efectos del NPF.
Este hallazgo resulta relevante de cara a encontrar nuevas terapias para tratar las adicciones. El neuropéptido Y (NPY) en mamíferos equivale a la NPF de las moscas. Y de hecho, ya hay en marcha algunos ensayos clínicos para modular el NPY en personas con depresión y obesidad. ARA.CAT
Advertisement advertise here